Biografía

Abraham Stoker nació el 8 de noviembre de 1847 en la localidad irlandesa de Clontart, cercana a Dublín. Fue el tercero de siete hermanos en el seno de una familia burguesa: de padre inglés y madre irlandesa, activa feminista de su época. Bram Stoker fue un niño enfermizo, que pasó los primeros siete años de su vida prácticamente recluido en casa. Se educó gracias a varios profesores particulares y al empeño de su madre, quien gustaba de leerles relatos de misterio y de fantasmas, que le marcarían profundamente como futuro escritor.   Restablecido de sus problemas de salud, ingresó en el Trinity College de Dublín en 1864, donde se graduó tres años más tarde en Ciencias y Matemáticas. Durante diez años trabajó como funcionario, labor que alternó con el periodismo y la crítica teatral. En 1876 conoció al actor inglés sir Henry Irving, quien le ofreció trabajo como secretario personal y apoderado. Stoker aceptó y se trasladó con él a Londres. Allí le ayudó en la dirección del Lyceum Theatre y continuó escribiendo críticas teatrales e hizo alguna adaptación. Stoker pasó veintisiete años al servicio de Irving, hasta la muerte de este en 1905.   En Londres conoció a la actriz Florence Balcombe, que curiosamente había sido uno de los amores tempranos de Oscar Wilde, con la que se casó en 1878. Al año siguiente nació su único hijo, Noel, y llevó una vida social próspera, relacionándose en los círculos intelectuales de la capital inglesa. En 1890 publicó su primer libro, escrito un año antes, titulado Las obligaciones de los escribanos en los Tribunales de Primera Instancia de Irlanda, seguido por El desfiladero de la serpiente.   Atraído por temas de paraciencia, hermetismo y ocultismo, entró a formar parte de la sociedad secreta Golden Dawn, a la que pertenecieron otros autores de renombre como Arthur Machen o W. B. Yeats. Durante las vacaciones veraniegas de 1890, en la localidad de Whitby, cayó en sus manos un ejemplar que hablaba de mitos y tradiciones de los Cárpatos y de Transilvania, que sirvió de germen para su novela inmortal, Drácula, que vio la luz en 1897. Luego vendrían otras, como La joya de las siete estrellas (1903), La dama del sudario (1909) o La guarida del gusano blanco (1911). Además de las dieciocho novelas que firmó, entre sus producción literaria abundan los relatos cortos, numerosos artículos periodísticos y varias adaptaciones teatrales.   Bram Stoker murió de sífilis -contraída años atrás en los prostíbulos de París- en una pobre pensión londinense el 20 de abril de 1912. Su esposa, con la que no mantenía relaciones desde hacía dos décadas, se hizo cargo de su legado literario y lo administró, editando algunos relatos inéditos, como El invitado de Drácula en 1914.

Todos sus libros