Lectura en voz alta

Para leer en voz alta son importantes la respiración, la postura y la gesticulación que se hacen antes de empezar. Este tipo de lectura tiene función comunicativa a diferencia de la lectura silenciosa que es interpretativa. Además, la lectura en voz alta es de naturaleza colectiva e intervienen los órganos de fonación junto a los de la vista y el oído, siendo un tipo de lectura más completo. Los beneficios de leer en voz alta son numerosos, pero no es aconsejable para los padres fomentar resultados como la velocidad por encima de la comprensión.

Pautas para fomentar la lectura en voz alta:

  1. Escoge libros adecuados para cada edad, teniendo en cuenta los gustos y necesidades del niño.
  2. Antes de abrir el libro, el niño debe comenzar leyendo el título y el nombre del autor e ilustrador, para identificar la obra y fijarla en la memoria.
  3. Si estáis compartiendo una sesión de lectura en familia, es recomendable alternar la lectura de las páginas, de manera que el niño lea una página y un adulto la siguiente.
  4. Anima a los niños a que practiquen su lectura en voz alta delante de hermanos pequeños, abuelos y tíos de visita, de una mascota, en días especiales, después de merendar, antes de dormir…
  5. Pídele que varíe la entonación en palabras resaltadas en el texto con un tamaño mayor o un color diferente.
  6. Cuando se realicen lecturas con un grupo de niños, asigna un personaje de la historia a cada uno.
  7. También puedes proponer que cada niño lea un párrafo del texto interpretando un rol diferente.
  8. Convierte la lectura en grupo en un juego, asignando un número a cada niño por sorteo. Después, se inicia la lectura hasta el primer punto, mientras un adulto elige quién debe continuar la siguiente frase diciendo un número en voz alta.
  9. Graba un archivo de audio con la lectura de cada niño y luego la puedes reproducir para que se escuchen y descubran los errores cometidos.
  10. Para practicar y coger soltura, puedes proponer distintos ejercicios como la lectura de párrafos usando solo una vocal en todas las palabras, por ejemplo, todas con “a”, con “e”, con “o”, y así.

Pincha en el siguiente enlace si quieres saber por qué la lectura en voz alta con niños es importante y cómo fomentarla.