5 beneficios de los Imaginarios

Los imaginarios -o diccionarios con imágenes- son libros divulgativos que, a priori, tienen como objetivo ayudar a la adquisición de vocabulario a los más pequeños. Pero con un poco de destreza se puede sacar mucho partido a estos libros.

Los imaginarios suelen ser temáticos (medios de transporte, estaciones del año, cosas que sé hacer, colores, hábitos, colegio...) e ir muy ligados a la realidad del niño. En ellos aparecen conceptos cercanos a los más pequeños. Y eso es, en parte, donde reside el atractivo de estos libros.

Adquisición de vocabulario

Adquisición de vocabulario

El desarrollo del lenguaje en los niños ha sido estudiado durante décadas por los lingüistas. Cuantos más estímulos reciba el niño en su primer año de vida, más facilidad tendrá para expresarse y hablar. Los libros tipo imaginario son ideales para este fin.

Los estudiosos del lenguaje han llegado a estas conclusiones sobre la adquisición del lenguaje:

  • Hasta los 6 meses, los bebés emiten diversos ruidos.
  • Más o menos a los 10 meses, la mayoría de los bebés entienden entre 5 y 10 palabras.
  • Sobre los 4 años empieza la etapa de las preguntas: cómo, dónde, qué, quién, por qué, cuándo (aprendidas en ese orden). Pueden expresar oraciones de 5 palabras, y poseer un vocabulario de 1.500 palabras.
  • A los 5 años, hacen frases de 6 palabras y usan hasta 2.000.
  • A los 6 años usan hasta 6.000 palabras.
  • Los adultos pueden emplear unas 25.000 palabras y reconocer hasta 50.000.

 

Capacidad de observación

Capacidad de observación

La capacidad de observación es fundamental para el aprendizaje de los niños. La observación involucra los cinco sentidos, por eso es muy importante que en la etapa educativa padres y profesores fomenten su desarrollo. El uso de imaginarios ayuda a mejorar la memoria y la concentración. En estos libros se suelen presentar varias imágenes en la misma página. Esto resulta muy útil para hacer con los niños juegos tipo "¿Dónde está...?" o "Cosas de color..." Estas dinámicas harán que los pequeños tengan que discriminar entre todas las imágenes aquellas por las que le estamos preguntando.

 

Memoria gráfica

Memoria gráfica

Es la capacidad de recordar la información recibida de forma visual. Es importante que durante los primeros meses de vida el niño aprenda a identificar los estímulos que recibe: colores, formas, letras, imágenes... Los imaginarios permiten introducir estos estímulos a través de la lectura y del juego, favoreciendo así el aprendizaje a través de la memoria gráfica. Además, el niño aprenderá el concepto, junto con la forma y la grafía, lo que es muy importante para el correcto desarrollo posterior de la escritura.

 

Mejora de la atención

Mejora de la atención

Ante demasiados estímulos el cerebro tiene tendencia a distraerse y, en el caso de los niños, padres y profesores se enfrentan a una lucha diaria contra la distracción. La lectura de imaginarios favorece la concentración y la mejora de la atención porque presenta estímulos visuales en texto y en imágenes. Fomentar el hábito de la lectura desde pequeños favorecerá una mayor capacidad de concentración en la edad adulta.

 

Aprendizaje de idiomas

Aprendizaje de idiomas

 

La relación palabra-imagen que aparece en los imaginarios favorece la adquisición de nuevos idiomas mediante una actividad divertida que el niño no percibe como aprendizaje obligado. Los imaginarios bilingües en concreto permiten también la enseñanza de la escritura correcta en otras lenguas y favorecen la retención en la memoria.

Nuestros imaginarios